10 consejos que te ayudarán a aliviar los reflujos

| 18 febrero, 2016 | 3 Comments

dolor_estomago

Al contrario que otras enfermedades y dolencias, la acidez y los reflujos se pueden evitar con algún que otro cambio en nuestra alimentación y estilo de vida.
A continuación, te propongo 10 prácticos consejos que te ayudarán a evitar y minimizar los síntomas de esta molesta situación.

1. Come despacio
Comer muy deprisa aumenta y empeora los síntomas de los reflujos y el ardor. Tómate tu tiempo para disfrutar y saborear cada bocado y evita atiborrarte de comida hasta empacharte.
Un truco muy eficaz para comer lentamente es dejar el tenedor sobre la mesa después de ingerir unos 2 o 3 bocados.

2. Evita alimentos ricos en grasa
Los alimentos que contienen grandes cantidades de grasa relajan el esfínter esofágico inferior, el músculo que se encarga de que los alimentos que entran en el estómago no vuelvan al esófago, y retrasan el vaciado del estómago, aumentando así las probabilidades de sufrir acidez.
Apuesta por las proteínas magras, como la carne de pollo sin piel, la carne roja o el marisco, los alimentos ricos en fibra y los cereales integrales.

3. Reduce la cantidad de tus platos y come con más frecuencia
Las comidas abundantes y copiosas llenan tu estómago y añaden presión en el esfínter esofágico inferior, lo que favorece la aparición de reflujos.

4. No te recuestes justo después de comer
Cuando comes y te tumbas nada más acabar tu plato, pones la gravedad en tu contra y el ácido que se produce durante el proceso de digestión tiende a subir por el esófago causando ardor y acidez.
Si quieres evitar este malestar, espera al menos 3 horas para recostarte o tumbarte después de una comida.
Levantarte y dar un paseo puede ayudarte a hacer mejor la digestión, ya que favorece el flujo de los jugos gástricos.

5. No tomes mucho líquido mientras comes
Si tu estómago está lleno, beber muchos líquidos provoca gases (distensión abdominal).
Cuando tu vientre está muy lleno, este presiona el esfínter esofágico inferior y existen mayores riesgos de reflujo.
Si el comer te produce mucha sed, intenta dar pequeños sorbos de agua y bebe más cantidad entre comida y comida.

6. Evita alimentos y bebidas que causan acidez
Ten en cuenta que cada persona es diferente y puede que algunos alimentos y bebidas favorezcan la acidez en algunas personas pero no tengan ningún efecto en otras.
No obstante, no está de más vigilar y limitar el consumo de los siguientes productos, pues son popularmente conocidos por contribuir a la aparición de reflujos:
• Comidas con especias y condimentos
• Chocolate
• Bebidas gaseosas
• Cebolla
• Ajo
• Bebidas alcohólicas
• Menta
• Alimentos ácidos: tomates, salsa de tomate, frutas y zumos cítricos, vinagre
• Bebidas con cafeína: café o té

7. Utiliza ropa holgada
Evita las prendas ajustadas y cinturones que aprieten tu vientre, pues tan solo empeoran los síntomas causando malestar y dolor.

8. Duerme inclinado
Dormir con la parte superior de tu cuerpo inclinada puede mejorar notablemente la aparición de reflujos durante la noche.
Prueba a colocar algunos libros o una cuña debajo del colchón o coloca algunos ladrillos bajo las patas de la cabecera de la cama.
Dormir con unas almohadas de más solo eleva tu cabeza y no te ayuda a calmar los reflujos.

9. Deja de fumar
Una de las causas que más aumenta el riesgo de reflujos y ardor son los cigarrillos.
Fumar ralentiza el proceso de digestión, aumenta los niveles de ácido gástrico y reduce la producción de saliva, un mecanismo de defensa natural contra el ácido gástrico.
Los cigarrillos perjudican tu sistema digestivo, dañan tu esófago y debilitan el esfínter esofágico inferior, provocando de esta forma reflujos.

10. Pierde esos kilos de más
Las personas con sobrepeso tienen el doble de riesgo de sufrir acidez que las personas que mantienen un peso saludable.
Los kilos extra aumentan la presión en el estómago y favorecen el reflujo hacia el esófago. Además, la grasa corporal puede liberar ciertos compuestos químicos que afectan negativamente el proceso de digestión.
De acuerdo con varias investigaciones, una pequeña reducción de peso puede mejorar notablemente los síntomas de la acidez.

 

Colabora: Nutricion sin mas

Category: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

xxx xxx xxx server5