Consejos para tratar el pelo graso

29 mayo, 2013
  • Compartir en WhatsApp
  • Compartir en Pocket
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Flipboard
  • Compartir en Pinteres
  • Compartir en Twitter

pelograso 03

Nuestro cabello es uno de los rasgos que más destaca de nuestro aspecto y que es una parte de nuestra personalidad. Hay mil factores que pueden resultar un problema para nuestro cabello, haciendo que no se vea todo lo sano y bonito que debería, pero afortunadamente, prácticamente todos los problemas tienen una solución, generalmente bastante sencilla y relacionada con nuestros hábitos para su cuidado.

El exceso de grasa suele ser un problema bastante común que puede resultar bastante incómodo. Hay que tener en cuenta que no existe el pelo graso, el problema está en el cuero cabelludo. La segregación de esta grasa es positiva, ya que es la forma que tiene nuestro organismo de proteger el cabello de las agresiones externas, lubricándolo y manteniéndolo suave; el problema viene cuando esta grasa es producida en exceso.

pelograso 02

La causa de la excesiva grasa puede suele estar en factores hereditarios o relacionada con alteraciones hormonales (por eso suele darse con más frecuencia en la adolescencia y al llegar la menopausia), aunque también puede deberse a una alimentación mal equilibrada o a la ingesta de determinados fármacos.

La solución es lavarlo a menudo para mantenerlo limpio. Hay una falsa creencia de que el pelo se engrasa más al lavarlo más a menudo; esto está de sobra desmentido por los médicos; más bien ocurre al contrario, además las partículas de polvo y suciedad medioambiental se pegan más al pelo cuanto más grasa tiene, dando una impresión de apelmazamiento muy antiestética, por lo que deberemos lavarlo con más frecuencia que un cabello seco o normal.

hair

Consejo: conviene evitar los enjuagues con agua excesivamente caliente durante el lavado, siendo muy recomendable darse el último aclarado con agua fría. Frotar el cuero cabelludo con demasiada energía también puede incrementar secreciones de grasa, por lo que hay que tratarlo con suavidad. También es bastante sensible al calor del secador, por lo que se recomienda secarlo con un difusor, levantando las raices, durante el proceso, y haciéndolo con una temperatura media.

Marga G.-Chas Ocaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.