¿Dónde te tomas el café perfecto?

28 julio, 2014
  • Compartir en WhatsApp
  • Compartir en Pocket
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Flipboard
  • Compartir en Pinteres
  • Compartir en Twitter

La cultura del café está muy arraigada en nuestro país, y es por ello que encontramos gran variedad de cafés adaptados a todos los gustos y particularidades. Ahora bien, no todos tenemos las mismas prioridades pese a que muchos optemos por esta bebida como segundo despertador en nuestra jornada laboral.

cafe

*Imagen: lalibreteca.blogspot.com
Oficina vs Bar vs Casa

¿Cómo es el café perfecto?

Un primer dilema es si tomarnos el café en las oficinas, el bar o simplemente en casa antes de ir al trabajo. Para jornadas laborales completas, es recomendable hacer alguna pausa o “coffee break” a media mañana para despejar la mente. En el caso de ya habernos tomado un café, podríamos optar por un té o un agua, o bien invertir el orden y tomarnos algo de leche recién levantados y optar por el café a media mañana. Esto va a gustos.

De todos modos, la disyuntiva oficina/bar tiene muchas peculiaridades, y cada persona tendrá unas preferencias distintas. Todos buscamos el mejor café, y el sabor de las máquinas de café de empresas es distinto al de una cafetera de bar. En cambio, no todos queremos gastarnos el dinero en el bar teniendo una máquina de café gratis en la oficina, o bien a menor precio. Por otra parte, habrá oficinas que estén más adaptadas para los descansos para desayunar que otras, y ello también influirá en la decisión final.

Más allá del sabor del propio café, la cultura del “coffee break” también influye mucho, y cuando un equipo de trabajo está acostumbrado a acudir al bar de la esquina a comentar las novedades del fin de semana o el día a día es difícil desbancarla. De igual modo, cuando un equipo de trabajo se sienta en la sala de reuniones, el comedor o la sala de desayuno mientras la máquina de café de la oficina trabaja a pleno rendimiento también puede ser difícil de igualar a nivel de placer laboral.

Al final, el café perfecto se acaba convirtiendo en tu espacio y momento perfecto. Cada día a la misma hora en el mismo lugar. Mismo sabor y mismas sensaciones. Tu momento.

Así que la pregunta del artículo no debería ser cómo es EL café perfecto sino cómo es TU café perfecto. Y es que para cada persona podríamos decir que hay un café, no solo en su sabor sino en su momento del día, su situación personal y el espacio en el que se lo tome. Ese café perfecto que degustamos cada día va mucho más allá del sabor de nuestro primer sorbo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.