Tipos de tratamientos anticelulitis

15 mayo, 2013
  • Compartir en WhatsApp
  • Compartir en Pocket
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Flipboard
  • Compartir en Pinteres
  • Compartir en Twitter

W

Los tipos de tratamientos anticelulitis que podemos encontrar en el mercado son bastante variados porque inciden en el tratamiento de problemas específicos contra distintos tipos de celulitis. No todos son igual de efectivos ni todo actúan igual de rápido, por lo que es mejor pararnos un poquito a investigar antes de gastar.

Los tratamientos anticelulitis más comunes y asequibles (por el precio y porque los encontramos en más establecimientos) son las cremas. Son los más económicos y su efectividad está probada aunque no suelen tener una gran concentración de ingredientes anticelulíticos y en algunos casos son más una crema hidratante que otra cosa.

tratamientos 02

Tampoco debemos confundir las cremas anticelulitis con las cremas reductoras o las lipo-moldeadoras. Aunque todo está relacionado, la pérdida de volumen no siempre asegura la desaparición de la celulitis, por lo que son problemas diferentes con tratamientos diferentes. Asegúrate de mirar la composición y sabrás si realmente lo que compras será efectivo para tu problema.

El mayor handicap de las cremas anticelulitis es la constancia, son tratamientos a largo plazo y deberemos tener paciencia y aplicarlas de forma continuada para poder ver resultados.

Los anticelulíticos en gel o spray suelen estar indicados para casos en los que la celulitis está muy localizada en una zona concreta, son igual de efectivos que las cremas, solo que de más rápida absorción. Se suelen recomendar para problemas más superficiales que exigen tratamientos más cortos.

tratamientos 01

Los tratamientos anticelulitis en ampollas, igual que las cremas y los geles, son de uso tópico, pero suelen tener una concentración mayor de ingredientes específicos para combatir la celulitis, por lo que su precio suele ser mayor. Solo las grandes firmas cosméticas y las farmacéuticas ofrecen ampollas con garantías. Su absorción es rápida, su efecto potente y además se pueden potenciar aún más con la ayuda de técnicas como la termoinducción o electroforesis, que facilitan la penetración cutánea.

Existen tratamientos anticelulitis inyectables, pero no es recomendable utilizarlos sin un control especializado.

Marga G.-Chas Ocaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.